Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Santa Teodora de Xalapa (II) – Fase de documentación

Santa Teodora de Xalapa (II) – Fase de documentación

Poco tiempo después de haber requerido algo de información respecto a esta Santa que se veneraba, recordemos, en la catedral de Xalapa (Veracruz, México), recibimos diversos dossieres en formato pdf con una documentación más que interesante al respecto.

1.- En primer lugar, una copia digitalizada de la authenticae de las reliquias, es decir, el documento expedido por autoridades eclesiásticas que prueba el traslado y la autenticidad de las reliquias entregadas a Xalapa. En tal documento se puede leer: “(…) sacrum corpus Sanctae Christi Martyris Theodora cum vase sanguinis (…) ex coementerio Priscilla extractum (…)” Lo que viene a decir que se concedió el cuerpo de una mujer llamada Teodora, acompañada de un vaso de sangre, que había sido extraído de las catacumbas de Priscila.

2.- En segundo lugar, un informe realizado por la Orden Tercera de San Francisco en Xalapa, donde se planteaba la hipótesis de que esta Teodora pudiese ser la Teodora, hermana del mártir Hermes, que fue martirizada poco después de su hermano. Para defender esta tesis se han basado en que esta Teodora es la única santa del Martirologio que padeció en Roma en 117 d.C (circa) y fue enterrada en las catacumbas de Priscila. Y dado que la Teodora que les había llegado de Xalapa venía precisamente de Priscila, inmediatamente realizaron la asociación. Asimismo, en este documento exponen, brevemente, el ataque y la profanación de las reliquias de la Santa que tuvo lugar durante los sucesos de 1929-1931, instigados por Calles y Adalberto Tejeda. Los restos de Teodora fueron arrancados de su nicho, arrojados por el suelo, destrozados y pisoteados, y se obligó a desfilar ante ellos a una gran multitud de niños para que vieran lo que, según su mentalidad,  debía hacerse con las reliquias de los Santos. Esta profanación ha sido vista por los devotos de la Santa como un “segundo martirio” y por eso han adoptado el eslogan de “Santa Teodora, la dos veces mártir”, para impulsar y hacer renacer el culto a la Santa.

3.- Por último, el tercer documento era un archivo fotográfico muy completo de la imagen actual de Santa Teodora. Al parecer, anteriormente estuvieron guardadas en una figura de cera y tela (lo usual para corposantos), y después de destruida y profanadas las reliquias, fueron recogidas y guardadas. Hoy están dentro de una imagen de madera yacente que representa a la mártir, y que podemos ver adjunta a éste y al anterior artículo. Ciertamente se trata de una imagen bellísima, no propia de la imaginería mexicana, sino de la estética neoclásica europea, que tuvo gran éxito durante el siglo XIX al ver a la virgen mártir como una especie de ninfa dulce y casta. Semejante iconografía está aplicada en la mayor parte de las representaciones de Santa Filomena, por poner un ejemplo. La imagen nos muestra a una joven de dulce belleza vestida con dalmática, coronada de flores artificiales y abrazando la palma del martirio. La garganta seccionada y el tinte violáceo de los labios y las cuencas de los ojos (evidencia de desangramiento) son otros detalles exquisitos de la imagen.

Hasta aquí la documentación recibida, que no fue poca, y por la que estamos absolutamente agradecidos, ya que en principio no había ningún motivo por el cual tuvieran que compartirlo o ponerlo a disposición de terceros. Sin embargo, echamos en falta, al menos a lo que concierne a esta servidora, las siguientes evidencias:

1.- Ver las reliquias: En las fotografías se nos mostró la tapa trasera, situada en la espalda de la imagen yacente, donde están guardadas, pero si se abrió desde luego no se nos han enviado fotos. Quizá porque no les estaba permitido mostrarlas, quién sabe.

2.- Ver el vaso de sangre: Si es que se conserva todavía y no fue destrozado durante la profanación, lo cual es muy probable. No se nos ha facilitado esa información. El vaso de sangre es lo que prueba el martirio, y por tanto, según Antonio Barrero, ya no cabía duda de que esa persona había sufrido una muerte violenta, y que alguien había recogido con veneración la sangre derramada.  De todos modos, aunque no lo hayamos visto, consta su existencia en la authenticae y eso debería bastar, en principio.

Con toda esta información disponible y tan generosamente facilitada, ya estábamos en posición de dar una respuesta a la pregunta que había motivado toda esta interesantísima investigación: quién era Santa Teodora de Xalapa. Pero las conclusiones a las que llegamos el equipo de este blog y el señor Barrero, y que inmediatamente comunicamos a quien nos había solicitado ayuda, tendrán que ser expuestas en el siguiente artículo.

Meldelen

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres