Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

San Austremonio... Pues sí.

San Austremonio... Pues sí.

Pregunta: Hola. Espero que pueda ayudarnos, hemos recurrido a algunos historiadores de arte, sacerdotes y pintores de iconografía religiosa para saber a que santo representa el lienzo que le adjunto. Como ve, es un obispo, eso lo tenemos claro. En la parte inferior derecha se ve al santo obispo rescatando una persona de un pozo y en la parte izquierda al mismo obispo sacando una cabeza de otro obispo. En la parte inferior, estaba escrito el nombre, pero, lamentablemente, se ha perdido, como ve, debido a las malas condiciones de protección del lienzo. Se lee “S (...) ius”. Tal vez pueda decirnos de quien se trata para identificarlo correctamente

Respuesta: Esta respuesta me costó lo mío, porque si hallaba un milagro de pozo, no coincidía el nombre (la terminación en latín “ius”) y los que podría coincidir el nombre, no había cabezas de obispo por ningún lado. Y fue buscando animales en las leyendas de santo (por cierto, no hallé ninguno) cuado ¡voilá! hallé las tres coincidencias: Dos anécdotas en un pozo y el nombre: San Austremonius o Austremonio de Clermont: Ahora veamos quien fue:

Si creyéramos lo que San Praejectus, o lo que el autor del siglo VII de la Vida de San Austremonio establece, este santo fue uno de los setenta y dos discípulos de Nuestro Señor. De estos San Graciano fue a Tours, San Trófimo a Arlés, San Pablo a Narbona, San Saturnino a Toulouse y San Marcial a Limoges. Sólo San Saturnino y San Austremonio recibieron la gracia del martirio. 

San Austremonio fue a la Galia con los demás mencionados, y se dirigió a la Auvernia, de donde fue apóstol. Una vez al año él, San Marcial y San Saturnino se reunían para deliberar sobre la conducta de los fieles y presbíteros en sus diócesis, y los medios que deberían adoptar para avanzar en la fe y el derrocamiento de las herejías. Después de haber trabajado algún tiempo en Auvernia, Austremonio fue a Bourges y ordenó a su discípulo San Ursino como obispo de esa ciudad. Predicó en Nivernais y Limousin. En Clermont, y toda la Auvernia, fundó muchas iglesias y ordenó sacerdotes. Después de haber sido obispo de Clermont por treinta y seis años, renunció a su cayado de pastor en las manos de su discípulo San Urbicio, y se retiró al monasterio de Issoire que él había fundado.

La Leyenda dice que había muchos judíos en Auvernia, y San Austremonio causó una gran indignación al convertir y bautizar al hijo de uno de los principales rabinos. El padre, iracundo, mató a su hijo, y metió su cuerpo dentro de un pozo. San Austremonio fue en procesión al pozo con incienso y luces, y recuperó el cuerpo del joven judío, que, convertido, es venerado bajo el título de San Lucio (escena a la derecha del cuadro). Luego de esto, acudió al lecho de muerte de su discípulo San Mario, en Jornens. Fue acompañado por su sacerdote San Nectario y su archidiácono San Mammeto. Enterró a San Mario, y construyó una iglesia sobre su tumba a expensa de la fe de los vecinos, y la consagró con gran pompa. Pasó a Compendiac dedicó una iglesia a San Miguel y la enriqueció con representaciones de ángeles y santos. 

Ya de regreso a Issoire fue asaltado por el padre del judío al que bautizó, que le cortó la cabeza y arrojó a un pozo. Mammeto, su archidiácono, huyó y se escondió en una cueva. San Urbicio llegó con gran pompa y enterró el cuerpo del santo. Su cabeza fue rastreada hasta el pozo por las gotas de sangre que habían caído de ella, y fue recuperada (escena de la izquierda del cuadro). El pueblo clamó contra los judíos, pidiendo su muerte, pero el autor de la “Vida” no dice si sucedió una matanza o al menos peleas entre cristianos y judíos.

Como puse en el principio, "si creyéramos lo que San Praejectus dice"... pero claro, no lo creemos, las incongruencias de los hechos son muchos. En pleno siglo I, ¿como van a haber consagraciones solemnes, liturgias pomposas, traslaciones de reliquias, diócesis...? Todos estos detalles litúrgicos, teológicos y pastorales son, como mucho, de finales del siglo IV. Para más señas, la mecionada iglesia de San Miguel se sabe fue consagrada no antes del 492. No es raro en la iglesia gala esta costumbre de hacer a algunos obispos sucesores directos de los apóstoles, o discípulos del Señor. En el fondo está el temprano galicanismo, o sea, la tendencia a la independencia de la iglesia gala de la romana. Era una forma de “competir” en el tiempo con la misma Roma, así como con el resto de Europa, mostrando que la iglesia gala habría sido evangelizada casi por los mismos apóstoles, sin influencia romana (así, de paso, mostraban más desprecio a Roma, que nunca pudo conquistarlos del todo).

De San Austremonio se dice que fue maestro de San Urbicio, primer obispo de Bourges. Fue sucedido inmediatamente por San Seviatan, quien se cree ocupó el puesto entre 280 y 296; pero las fechas de los primeros once obispos de Bourges no pueden ser fijadas con certeza, hasta San Leo, quien asistió a los Concilios de Angers y Tours; y fue obispo entre 453 y 461, por lo que algunos de los obispos insertados en las listas antes de él son invenciones. El primer obispo de Clermont cuya fecha puede ser fijada aproximadamente es San Nepotiano, quien murió en el 388. Fue precedido por San Ilidio, y entre este y San Urbicio hubo un solo ocupante de la sede. Si existiera alguna verdad en el hecho de que San Austremonio fundó iglesias y monasterios, su fecha no tiene ninguna posibilidad de ser llevada más atrás del 310. En francés es llamado San Stremoine. Sus reliquias son veneradas en Mauzac (allí fueron llevadas por Adebert, obispo de Clermont) y exhibidas para la veneración de los fieles en su fiesta, el 1 de noviembre.

Ah, y como me pidieron que, por razones de derechos no publicase el lienzo en cuestión, pues acompaño el artículo con una vidriera. Y gracias a June Cooper, que me tradujo información sobre el santo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Meldelen -

Bueno, eso de que Roma nunca logró conquistarlos del todo... es más cosa de los cómics de Astérix y Obélix que de la realidad histórica. Territorios que causaron grandes dificultades a Roma fueron Britannia y Germania, que no acabaron de romanizarse hasta época muy tardía. La Galia se romanizó bien y relativamente pronto, los problemas de discrepancia respecto a Roma vienen más bien en cuanto a logro de derechos y ciudadanía -ahí el emperador Claudio hizo una gran defensa, vaya-. No digo nada a nivel eclesiástico, pero a nivel político, ni Astérix ni Obélix, vamos...
Por otra parte es una lástima no haber visto el cuadro, se hubiera entendido mejor el artículo... una cosa parece clara: Austremonio es un nombre para no poner a tu hijo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres