Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Eugenio Balmori y Marina Francisca Cinta

Pregunta: Hola! Mi nombre es N..., les saludo deseándote la gracia abundante de Jesucristo por la generosidad en tu servicio! Ya que nuestro Dios es muy agradecido cuando correspondemos a su amor. El favor k necesito es que me envíen la biografía de los Siervos de Dios Eugenio Balmori y Marina Francisca Cinta. Solo sé que es un matrimonio que vivió en santidad y son los papás del actual obispo Roberto Balmori Cinta de la diócesis de C.D Valles. La verdad me urge esta biografía!!!

Respuesta: Estás de suerte, porque siempre demoro un poco en responder consultas, por falta de tiempo, pero como andaba respondiendo otra consulta parecida sobre esposos santos, tenía los datos de esta pareja a mano, así que puedo responderte pronto. Ambos son laicos de la diócesis de Coatzacoalcos, México.

Eugenio nació en San Luis Potosí, México, el 7 de julio de 1900 y tuvo 10 hermanos más, todos menores que él. Estudió en el Colegio de Artes y Oficios de su ciudad, regentada por los padres agustinos. No pudo terminar su formación profesional, por necesidad de un empleo, que halló en una Compañía Petrolera. Su labor parroquial y de colaboración con la Iglesia le llevó a varios apostolados y durante la persecución religiosa, ocultamente preparaba catequistas, distribuía la comunión a enfermos y presos y visitando a los pobres y sacerdotes escondidos.

Destacó como apologista de la fe cristiana, la libertad de la Iglesia y del pueblo en profesar libremente su fe. También escribió sobre asuntos políticos, sociales y económicos. Propagó la prensa católica, colaboró elaborando sencillos folletos de catequesis, estudios bíblicos, formación cristiana en general. Formó parte de misiones populares, que pretendían avivar la fe, atenazada por la persecución y la indiferencia de muchos. En 1932 la empresa petrolera lo trasladó a Coatzacoalcos, donde continuó evangelizando y catequizando donde podía, ya que los templos seguían cerrados y el país sin culto, al menos libre.

En 1937 se casó con Marina Francisca de la Cinta, catequista como él. En 1942 regularizada la situación religiosa del país, dirige en esta misma ciudad la construcción de la nueva iglesia de San José. El 12 de mayo 1946, sufrió un accidente de coche y pasó dos días soportando grandes sufrimientos, hasta que murió el día 14. fue enterrado en la iglesia que había construido, hoy catedral de la diócesis de Coatzacoalcos. Su proceso de canonización, en fase de “proceso informativo diocesano” fue abierto en 1997.

Marina nació en Acayucan, Veracruz, el 9 de marzo de 1909 y a los 10 años recibió su primera comunión. Estudió en el Colegio San Antonio, en Tacuba de las monjas Guadalupanas. Al regresar a su ciudad puso en práctica lo que había aprendido, enseñando corte y costura a varias niñas. Su familia se trasladó a Coatzacoalcos, donde conoció y se casó con Eugenio, empleado de la compañía petrolera. Se casaron el 11 de noviembre de 1937 en Acayucan. En 1938 se trasladaron a México, donde nacieron los tres primeros hijos. Allí colaboraron en la construcción de la iglesia de San Juan Evangelista de Mixcoac. Volvieron a Coatzacoalcos, donde aún nacieron dos hijos más, el último a los 20 días de morir Eugenio. Al enviudar, comenzó a trabajar en una fábrica para mantener a sus hijos y a los que dio una formación humana y cristiana sólida, y con grandes esfuerzos pudo lograr para ellos becas en algunos colegios católicos. En 1970 acompañó a su hijo a Roma para su ordenación sacerdotal.

Mujer de profunda piedad, participaba con frecuencia de la Eucaristía y la confesión, tuvo algunas gracias místicas, que siempre sometió a la discreción de su director espiritual. Expresó su religiosidad en su diario espiritual, y en un centenar de poemas. Cooperó en la parroquia de San Juan formando parte de diversas asociaciones piadosas. Los pobres siempre hallaban consuelo en su casa, donde les atendía con bondad, aliviándoles materialmente, dándoles paz y la Palabra de Dios. Murió el 29 de septiembre de 1988 y fue sepultada en la cripta de la iglesia de Santa Mónica, en la colonia de Valle, Ciudad de México. El proceso diocesano sobre sus virtudes se inició el 25 de marzo de 1998.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres