Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Santos Niños Mártires de Nagasaki (III): Antonio

Santos Niños Mártires de Nagasaki (III): Antonio

Y vamos con el tercero de los niños mártires de Nagasaki:

San Antonio Da, niño mártir. 5 y 6 de febrero:
Antonio era oriundo de Nagasaki, hijo de un chino y una japonesa, ambos cristianos. El padre era carpintero y en este oficio se preparó Antonio, a la par que estudiaba con los jesuitas de Nagasaki, donde aprendió a leer y escribir con rapidez, mostrando aplicación, memoria y facilidad de aprendizaje. Fray Jerónimo de Jesús, Padre Guardián del convento franciscano de Osaka le interesó en ser religioso franciscano, por lo que el niño se trasladó a esta ciudad y aplicó en el estudio y la perfección cristiana. San Martín de la Ascensión y San Francisco Blanco le tuvieron mucho cariño y, aun siendo tan niño, tenían grandes esperanzas de que fuera un buen religioso.

Al llegar la persecución de Taikosama, y entrar los soldados por la fuerza al convento, Antonio no solo no huyó habiendo podido hacerlo, porque los guardias no hicieron caso de él, pero su fe cristiana y su amor a los que consideraba sus superiores, hizo que  Antonio, como Luis y Tomás, consideraran la mayor dicha el seguirlos al martirio.

Si los otros niños tuvieron pruebas, Antonio la tuvo mayor aún, pues sus padres, aún siendo cristianos, fueron adonde el gobernador de Nagasaki pidiendo por la vida de su hijo, mientras enviaban a amigos y conocidos, hicieran desistir a Antonio por el camino a Nagasaki (como vimos de los otros niños). Negándose Antonio instistentemente, confiaron los padres en convencerle ellos mismos, para lo cual lo esperaron en Nagasaki. Al llegar los futuros mártires, fueron sus padres a Antonio, e inundados en lágrimas intentaban convencerle de su decisión. Palabras dulces, ruegos, súplicas, promesas… nada hizo desistir a Antonio de su voluntad de padecer por Cristo. Más aún, les animó a dar testimonio, al decirles: “Tengo la confianza de que Dios me sacará vencedor en esta lucha. No expongáis, pues, nuestra santa fe á la burla y menosprecio de los paganos: yo estoy firmemente resuelto á verter mi sangre por el triunfo de la fe cristiana”.

El juez, al ver el dolor de los padres dijo a Antonio: “Tus padres son pobres, pero yo soy rico; los socorreré, y a ti te llevaré á mi casa, donde serás tratado como un hijo. Y te prometo conseguir del Emperador grandes consideraciones y grandes riquezas para ti”. Antonio, luego de reflexionar, contestó al juez: “¿Podrían alcanzar el perdón y esos favores el padre Pedro y todos los demás, si yo accediera?” “De ningún modo” contestó el juez “la concesión es a ti solamente”.

Por mí solo” - dijo el niño “desprecio tus promesas: la cruz en que voy a morir por amor de Jesús, es mi mayor bien”. Se quitó el abrigo, lo entregó a sus padres diciéndoles: “Guardad eso en memoria mía, y yo pediré á Dios en el cielo por vosotros”. Les dio la espalda y con paso firme se acercó a su cruz, junto a la de San Pedro Bautista, besó la mano a este, y se entregó á los soldados para que le colocaran en la cruz. Sus padres, desmayados de dolor, fueron alejados por algunos asistentes. Antonio entonó el “Laudate, pueri, Dominum”, y enseguida murió. En la imagen, que he recortado para que lo veáis mejor, aparece vestido como franciscano, por su asociación a esta Orden y se ve la filacteria con el texto del Salmo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Ramón Rabre Jordá -

Si, Germán. Me lo habías dicho, me puse a investigar, y esta imagen me lo confirma.

 
Hasta pronto.
Ramón.

Para ver otras consultas resueltas: http://preguntasantoral.blogia.com



________________________________
De: Blogia

Ramón Rabre Jordá -

Hasta pronto, Jessi. Gracias por estar siempre ahí, leyendo y comentando!

 
Hasta pronto.
Ramón.

Para ver otras consultas resueltas: http://preguntasantoral.blogia.com



________________________________
De: Blogia

German -

Los niños y algunos de los martiresson de la Tercera Orden Franciscana y como tales venerados.

Jdegarcia -

Me imagino el dolor que habrán sentido los padres de Antonio, pues como humanos la parte que más nos cuesta aceptar es la de la muerte, y una muerte como la de estos niños aún más de difícil. Pero bien se los dijo Antonio, que él tenía la confianza puesta en Dios. En quién más si no en Nuestro Dios que es amor y dueño de todo cuanto existe. Aún siento un nudo en la garganta. Hasta pronto Ramón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres