Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Santa Cecilia, aclaración

Santa Cecilia, aclaración

Pregunta: Leo el artículo sobre Santa Cecilia y confieso que me quedo asombrada. Tengo la sensación de haber sido engañada desde siempre. Podría aclararme de donde y cuando salió la historia que nos han contado siempre sobre Santa Cecilia? Y, porque nos ha contado esta mentira la Iglesia? Soy músico y me gustaría seguir teniendola como patrona. Gracias y perdone mi impertinencia.

Respuesta: En primer lugar, nada de impertinencia, estamos aquí para preguntar y para aprender entre todos. En segundo lugar, nadie le ha engañado, o al menos nadie lo ha hecho intencionadamente. La leyenda de Santa Cecilia, como la de tantas otras santas mártires de la Antigüedad, se redacta varios siglos después de su muerte -no podríamos precisar cuándo, dado que desconocemos la fecha exacta de ésta- y naturalmente, habiendo pasado tanto tiempo, lo que queda de verdad histórica en el relato que se compone es bien poco. Muchas veces, ni el nombre auténtico ha quedado. Se trata de la labor de muchos autores cristianos tardoantiguos y medievales que, deseosos de satisfacer las ansias del pueblo cristiano por conocer más sobre el objeto de su veneración –una mártir, en este caso- recopilan los pocos datos que tienen, que no dan para mucho, y el resto… se lo inventan. Hoy en día esto un método es muy discutible, pero en aquel entonces lo preferían a que un culto muriera por el desconocimiento del santo en cuestión. Y hay que tener en cuenta, que muchas veces la devoción popular y las leyendas que cuenta el pueblo, rellenan más los huecos vacíos que lo que pueda escribir un solo autor.

Es decir, que realmente esto no se hizo jamás con mala intención, sino con el deseo –más o menos comprensible- de no dejar morir la memoria de una persona insigne para la fe. No hay intención de engañar, sino de enriquecer, no es una mentira, sino una leyenda. Es distinto. Realmente de Cecilia Metela no sabemos nada, salvo que fue una mujer admirable porque sacrificó lo más valioso que tenía –su propia vida- por sus ideales cristianos. Esto es lo que realmente importa. Luego, ya conté en el artículo anterior que ha leído de dónde sacaron eso de que podría haber sido músico o cantante, básicamente una mala traducción adornada con los típicos elementos de las actas de una virgen mártir –belleza deslumbrante, castidad admirable, noble abolengo, cuantiosas riquezas, un prefecto muy malvado y milagros entre tortura y tortura- que brilla por su total invalidez como verdad histórica, pero que resultaba hermosa y edificante para ese pueblo ansioso de santos a los que venerar.

Pero esto no es que pase sólo con Cecilia, es que pasa con muchísimas otras santas (y santos) igualmente famosos y queridos. Y aun el patronazgo de Cecilia no es tan descabellado como otros patronazgos, ¿quién sabe si no entonó alguna vez algún himno? En los manuscritos iluminados altomedievales Cecilia ya aparece portando en la mano un pájaro canoro, luego será sustituido por un instrumento de música. Muchas mártires entonaron cantos de alabanza en el momento del tormento o de la muerte y en ese sentido Cecilia podría haber sido una más. Desde luego es una leyenda muy antigua, que ha tenido gran éxito, pero insisto, no fue formándose para engañar, sino para hacer sobrevivir el recuerdo de la mártir.

Por lo demás, no veo por qué no pudiera seguir celebrándola como patrona de la música, eso es lo que la ha mantenido “viva” durante todo este tiempo, sin ello, su memoria se habría perdido. ¿Qué más da que nunca tocara un arpa o que no se le diera bien cantar? Lo importante es su recuerdo, siga celebrándola; porque los músicos sois el último baluarte de su memoria. Bien se le puede pedir a Cecilia que sea esa Musa cristiana que inspira y protege a los artistas, como hacían las nueve Musas paganas de la Antigüedad, que tampoco tocaban instrumentos, pero sí inspiraban y protegían a los que los tocaban.

Meldelen

Y yo, simplemente añadir que la Iglesia, en cuanto a magisterio y doctrina, no se mete en estos asuntos. La iconografía, las leyendas, los martirios y patronatos, pertenecen al pueblo que ha ido alimentando estas historias, ejemplo clarísimo es cuando nos dicen que "a Santa Lucía le arrancaron los ojos" o, peor aún "ella misma se arrancó los ojos porque le gustaban a uno que quería ser su esposo", lo cual es invento añadido por la gente a la leyenda "oficial"; o el caso de Santa Filomena, con una leyenda recién inventada en pleno siglo XIX, delante de nuestros ojos y creída por tantos. La Iglesia, simplemente encauza la devoción a un santo hacia su fin: Cristo; y admite que no hay nada pernicioso en tal o cual culto o leyenda. Y, como no tenemos nada en contra de Cecilia y la música, ponemos esta bellísima pintura de Josephine Calamatta.

Ramón

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Conde_Barroco -

Hola Queridos. muchas gracias por este articulo sobre Santa Cecila. si, logré leermelo ahora *jaja* ahora y puedo contrale un poco mas sobre Cecilia y su patronazgo sobre la musica a ese amigo sueco que me preguntó. gracias. y Santa Cecilia ruega por el coro en St.Erik, Estocolmo, amen.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres