Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Martyrium: exungulación

Martyrium: exungulación

Esta palabreja designa el acto extremadamente horrible de arrancarle las uñas a alguien, y que lógicamente tenía gran efectividad como método de tortura. Se menciona algunas veces en la Antigüedad, especialmente por lo que concierne a Persia, pero su uso se masificó en la Edad Media, sobre todo por parte de la Inquisición. Parece que su origen se sitúa en Persia y en China, con el cruel método de introducir astillas de madera o de bambú bajo las uñas y desprenderlas a golpe de maza. Pero en el caso de Roma, las fuentes mencionan el uso de úngulas o tenazas dentadas, con las que se arrancaban, indistintamente, las uñas de manos y pies. Aunque éstas vuelven a crecer tarde o temprano, fácilmente se infectaban, generando una tremenda inflamación que imposibilitaba el uso de los pies o las manos y que a menudo, si se extendía la gangrena, generaba la pérdida de estos miembros, o la muerte por infección masiva.  Lo padecieron:

Santas Justa y Rufina: (en la imagen) forzadas, después de ello, a caminar con los pies hinchados desde Hispalis (Sevilla) hasta las minas de plata en Sierra Morena. No pudieron realizar el trayecto de vuelta y hubieron de ser cargadas en el carro del pretor.

Santa Eulalia de Barcelona
Santa Anastasia Romana
Santa Victoria de Córdoba
Santa Caritina
San Benjamín
San Andrés Bobola

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres