Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Diferencia entre Santos y Beatos

Los milagros de Kateri Tekakwitha

Los milagros de Kateri Tekakwitha

Pregunta: Hola hermano. Hoy leí con agrado que se ha aprobado, entre otros, un milagro atribuido a la intercesión de la beata Cateri Tekakwita, cuya historia leí una vez con admiración. Tengo una estampa de ella que me mandaron de Canadá, en donde murió. ¿Tenés información sobre ella? Querría saber cuáles son los dos milagros que posibilitaron su beatificación y su canonización, respectivamente.

Respuesta: Hola querido hermano y colaborador. Sí que recientemente (el 19 de diciembre pasado) se ha aprobado el milagro necesario para la canonización de la Beata Tekakwitha, o Kateri (17 de abril, Canadá; 14 de julio, Estados Unidos), como fue bautizada y es más conocida, nombre que es equivalente al conocido nombre "cristiano" Catalina. El milagro ha sucedido en Estados Unidos, en 2006 y desde esa fecha se investiga. Es curioso que el niño agraciado padecía, como la Beata, una afección deformante y que perteneciera a una estirpe indígena. Además de la curación, el niño tuvo una experiencia mística. No lo voy a contar, pues lo podéis leer ampliamente en otros sitios de internet, con más detalles, fotografías y mejor redactado que por mi, por ejemplo, aquí: Milagro de la Beata Tekakwitha.

Y en cuanto a los milagros que se exigen para proceder a realizar la beatificación, hay que decir que en el caso de Tekakwitha, no existen, o al menos no se investigaron. Bastó la fama de santidad que ya tenía, y los testimonios que se habían recogido desde su muerte en 1680, entre los que constan curaciones, conversiones y hechos milagrosos, para que Juan Pablo II la beatificara en 1980. Cuando el proceso se impulsó definitivamente, esos datos fueron tomados, según la investigación médica y las posibilidades reales investigación y discernimiento de la iglesia norteamericana del siglo XVII. No es caso único, ni escandaloso, pues no es del todo obligatorio que el papa tenga que seguir la norma de requerir milagros para una beatificación o canonización. Ya lo hizo el mismo Juan Pablo II con Fray Angélico (4 de febrero), Junípero Serra (28 de agosto), o Eduviges de Polonia (17 de julio). Y lo hará próximamente Benedicto XVI con Hidegarda de Bingen (17 de septiembre), tenida y celebrada litúrgicamente como santa, pero nunca formalmente canonizada.

Esto puede parecer extraño, o arriesgado, pero hay que recordar que, aun siendo de vital importancia la verificación por parte de especialistas en casos de curaciones, la Iglesia, en ningún caso está supeditada a dicho análisis e investigación. Y esto para bien, porque en ningún caso, la ciencia declara milagrosa una curación, solo que es inexplicable (¿pudiera serlo dentro de unos años?, tal vez, como alguna curación "inexplicable" del parkingson). Fijémonos como, a más avance de la medicina, y otras ciencias afines, los milagros son más escasos y difíciles de probar. Hoy no basta con una enfermedad sanada exteriormente, ni de forma rápida, sino que se hace un seguimiento del caso, desde antes y después del hecho (1). Además del tiempo, se exige la unanimidad de la Consulta Médica en declarar inexplicable el hecho. Es muy seria la Iglesia en esto, fíjate, si no, como las conversiones, el cambio de costumbres o la radicalidad evangélica después de una interseción no se considera milagro, y tal vez lo sea. Alguien que abandona la droga o el alcohol ipsofacto y para siempre, luego de rezar él mismo, u otros por él, tal vez esté siendo agraciado por un milagro, pero la Iglesia no considera los "milagros morales". Es interesante preguntarse si debería. Lo dejo de reflexión y espero comentarios. 

Y dicho lo anterior (necesidad y límite de lo científico), insisto en la independencia de la Iglesia, que podría aceptar una curación como inexplicable, pero, sin embargo, tener duda sobre la santidad, escritos o espiritualidad de un candidato a los altares. Y esto suele suceder, muchos siervos de Dios gozan de fama de milagros, pero jamás (o en largo tiempo) serán ni beatificados ni canonizados, por oscuridades en su vida o escritos.

Exigir un milagro para una beatificación o canonización es algo razonable y aporta ciertas garantías de que el santo lo es, porque goza de la presencia de Dios, único que realiza milagros; pero hay que reconocer que las investigaciones de los milagros se basan en medios, conocimientos y prácticas humanas y por tanto sujetas al error o el límite. Lo que importa realmente es la vida, el martirio, escritos del venerable o beato. Una vida, hasta donde se sepa, cristiana, heroica y en que hayan resplandecido las virtudes teologales y cardinales, así como fama de santo, ya puede bastar para, según la enseñanza del Evangelio y la fe de la Iglesia, proclamar un beato o un santo (lo que se hizo en los casos mencionados arriba). Y aún este conocimiento sobre el candidato a los altares, es limitado, pues nadie conoce el corazón humano sino el mismo Dios.


(1) Por ejemplo, Narcisa de Jesús realizó el milagro de su canonización, restitución perfecta de un defecto anatómico de nacimiento, en 1992 y no fue canonizada hasta 2008, es decir, 16 años después, tiempo más que prudencial para comprobar lo comprobable.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Teresa de Calcuta, santa, pero sólo Beata

Teresa de Calcuta, santa, pero sólo Beata

Pregunta: En que etapa se encuentra el proceso de canonizacion de Madre Teresa de Calcuta, pues hace dias recibi un mail donde se afirmaba que ya es santa, pero no he visto nada en los diarios ni en otro medio de informacion. Muchas gracias por su atencion! México

Respuesta: A ver, santa es la Madre Teresa desde que vivía y más aún, desde que goza la presencia de Dios (y esto vale para todos los canonizados o no). La Iglesia solo la ha proclamado Beata, y fijado su festividad para el 5 de septiembre, de manera local y parasu orden religiosa.

El proceso en estos momentos se encuentra de nuevo en la fase informativa, ahora en la posterior a la beatificación, en la que sólo se investigan presuntos milagros de la Beata, pues todo lo demás ya ha sido investigado (escritos, obra, testigos...). Aún no hay ni aprobación de algún milagro, ni fecha para canonización, ni aprobación alguna de culto universal, cosa que solo sucederá (me atrevería a asegurar que posiblemente será inscrita en el calendario universal como memoria obligatoria, por su cercanía y repercusión) luego de la canonización, si se llega a efectuar.

Por otro lado, ni se confíe de los diarios ni otros medios, que en asuntos de religión (y en otros muchos) casi siempre dan la versión que les conviene, reinterpetando, manipulando y reinventando las noticias, sólo un ejemplo, las recientes declaraciones del obispo-no obispo sobre las cantidad de asesinados en los campos de concentración o las declaraciones del Papa sobre la eficacia del preservativo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Diferencias entre Beato y Santo

Diferencias entre Beato y Santo

Pregunta: Podrias enviarme la definición de siervo de Dios, venerable , beato y santo. Muchas gracias y un abrazo en Jesús Buen Pastor. Argentina.

Respuesta: Esta es la diferencia:

Siervo de Dios es el titulo que se le da al candidato a los altares, al terminar la primera fase del proceso de canonización. Es una fase primera, en la que se busca información y milagros del llamado Siervo de Dios, porque se reconoce, que vivió la virtudes de la fe, la esperanza y la caridad en grado heroico y es digno de veneracion,con lo cual, alcanza el "grado" de venerable, o sea, es digno de veneracion, siempre que sea en privado y nunca en actos públicos. (Entre el Siervo de Dios y el Venerable no hay mucha diferencia).


El Beato
. Además de los atributos personales de caridad y virtudes heroicas, se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del Venerable y verificado después de su muerte. El milagro requerido debe ser probado a través de una comisión de expertos en medicina y teólogos. Es muy exhaustivo el estudio, sin margen a un error. La iglesia prefiere demorar y estudiar bien cada caso que beatificar a alguien sin merecerlo, o basándose en documentos o datos erróneos. El milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir. Los beatos son venerados públicamente, pero solo por la iglesia local, no se incluyen en el calendario romano ni se porponen a toda la iglesia. Desde Benedicto XVI, los beatos vuelven a ser proclamados por los obispos, en sus diócesis respectivas, volviendo a los orígenes de la beatificación como un proceso local.

Santo: Con la canonización, al beato le corresponde el título de santo. Para la canonización hace falta otro milagro atribuido a la intercesión del ya beato y ocurrido después de su beatificación. Las modalidades de verificación del milagro son iguales a las seguidas en la beatificación. El Papa puede obviar estos requisitos si una razón importante lo determina. El martirio no requiere habitualmente un milagro, pero casi siempre se espera. Mediante la canonización se concede el culto público en la Iglesia universal, se le asigna un día de fiesta y se le pueden dedicar iglesias y santuarios. La canonizacion compromete la infalibilidad pontificia.

En 993, San Ulric de Ausburgo fue declarado santo en la primera canonización aprobada directamente por el Papa Juan XV. Gregorio IX formalizó el proceso y en 1234 las canonizaciones se reservaron solo al Papa. En el año 1588 el Papa Sixto V puso el proceso en manos de la Congregación para las Causas de los Santos y del Santo Padre. Antes de esto pues bastaba con la aprobacion de los obispos y abades para reconocer a alguien como santo, lo cual no siempre se hacía con estudios e investigaciones certeras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres