Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Santos y Rosas

De santos y rosas, más

De santos y rosas, más

Pregunta: He leido tu artículo sobre el milagro de las rosas y te hago una pregunta. Yo soy pintora. Soy muy versátil, pero siempre incorporo una rosa en mis obras, sean abstractas o no. La rosa es un elemento muy rico, con muchos significados culturales. Me une a la naturaleza, a otros artistas, al mundo en general. No soy una persona muy religiosa, solo lo justo para saber que Dios existe, es bueno y quiere que lo seamos también. Por eso nunca he pintado santos o vírgenes, sin embargo, tu artículo me ha parecido de lo más sugerente para pintar un lienzo o varios, con el tema: santos que porten una o varias rosas. El milagro de las rosas me parece sublime, aunque sea una leyenda como dices. Pero quisiera saber de otros santos en los que las rosas sean protagonistas. Tómate tu tiempo, me imagino que cada entrada de tu blog sea como un lienzo, hay que prepararlo con delicadeza, embelleciéndolo hasta el último toque. Gracias.

Respuesta: Gracias por tu amable comunicación, y perdona que no escriba todo lo que me dices, pero he puesto solo lo relativo a la pregunta. La verdad es que el blog lleva mucho trabajo, tanto de preparación de los textos, como darles un toque personal y que no sea un escrito inleíble, lleno de datos y fechas, pero sin alma, como si lo escribiera una máquina. Y por otro lado, es un honor inmenso poder ayudar a alguien a crear obras de arte. Gracias a ti.

Yendo a la rosa como atributo iconográfico: pues la llevan, o pueden llevarlas, en forma de corona las santas y santos vírgenes, aunque a los hombres no suelen ponérselas la iconografía, salvo casos que sean específicos de la leyenda (Julián o Valeriano). Entre las mujeres la corona de rosas es casi consubstancial a Santa Rosa de Lima, Santa Rosa de Viterbo, Santa Rosalía de Palermo (por el nombre principalmente) o Santa Lidwina. Además, acompañan a otros santos, por milagros generalmente:


N. S de la Asunción: la leyenda dice que al abrir los apóstoles la tumba de María, la hallaron llena de rosas. 15 de agosto.

Santos Julián y Basilisa: la noche de sus bodas, cuando Julián entró al aposento nupcial sintió un fuerte un olor a lirios y rosas, aunque estaban en invierno. Esto les movió a guardar la virginidad aún casados. 9 de enero.

Santa Dorotea: son su atributo típico, representan los frutos y flores del paraíso que ella prometió a Teófilo. 6 de febrero.

San Francisco de Asís: visitó lo que había sido la cama de espinas de San Benito, donde plantó dos rosales en honor al santo, que aún existen. 4 de octubre y 17 de septiembre (impresión de las Llagas).

San Jaime mártir: Estando en la cárcel se le apareció un niño que le ofreció una corona de rosas y una palma, anunciándole su martirio al día siguiente. 30 de abril.

San Amador de Auxerre: la noche de sus bodas, el obispo entró a su cámara nupcial a bendecir a los novios y, como era mayor (y super despistado, digo yo), se equivocó y celebró el rito de ordenación sacerdotal, con lo que Amador se consideró presbítero por la gracia de Dios, en tanto, un fuerte olor a rosas inundó la habitación y un ángel les coronó de lirios y rosas. 1 de mayo.

San Pedro Celestino: vivía en una cueva en medio del monte, un invierno dos mujeres intentaron sacarlo de allí antes que muriese de frío, él resistió y esa noche tuvo una visión de dos ángeles que derramaban rosas sobre él, haciendo grato a Dios su sacrificio. 19 de mayo.

San Medardo de Noyon: Se le atribuye la institución de la fiesta de la “Rosa de Sanency”, festividad en la que se coronaba de rosas a una muchacha virtuosa, elegida entre la población. Se dice que la primera fue la propia hermana del santo. 8 de junio.

Santa Rosa de Lima: es su atributo típico, De niña, su madre le ponía bellas coronas de rosas, que ella hacía de espinas cuando aquella no la veía. 23 y 30 de agosto.

Santa Rita de Casia: en pleno invierno deseó unas rosas y el rosal de su convento floreció. 22 de mayo.

San Pedro Apóstol: antes de ser martirizado un ángel le coronó de rosas. 29 de junio, 1 de agosto, 22 de febrero y 18 de noviembre.

Beato Ángel Agustín Manzighi: En una ocasión se vieron caer rosas de su boca mientras predicaba y a dos ángeles que las recogían, tejiendo una corona que colocaban sobre su cabeza. 17 de agosto. (en la imagen)

Santa Rosalía de Palermo: la corona de rosas le es característica porque adornaba su crucifijo con guirnaldas de estas flores. Además, en una ocasión, el Niño Jesús la coronó a ella misma con una corona de rosas. 4 de septiembre.

Santa Sperandea: tuvo una visión en que Dios le mandaba ir por un camino estrecho sembrado de espinas y cuchillos. Lo hizo y sintió como sus pies se cortaban y sangraban. Animándola el Señor, se olvidó el dolor en sus pies y avansó decidida, encontrando rosas y violetas bajo sus pies. 11 de septiembre.

Santos Trifón y Respicio de Apamea: En su martirio aparecieron dos ángeles que los coronaron de rosas y otras flores. 10 de noviembre.

Santos Cecilia y Valeriano: al decidir vivir en virginidad, un ángel los coronó de rosas y lirios. 22 de noviembre y 14 de abril.

San Ramón Nonnato: el Señor le dio a elegir una corona de rosas o una de espinas; eligiendo el santo esta última. 31 de agosto.

San Ángelo, protomártir carmelita: las rosas que nacían en su tumba permanecían siempre frescas. 5 de mayo.

Santa Digna de Córdoba: se le apareció Santa Águeda dándole un ramo de rosas y lirios, alentándola al martirio. 14 de junio.

Santos Acisclo y Victoria: En el convento dominico de Rávena nació un rosal milagroso el día de su martirio, en agradecimiento a Fray Diego de Venecia, que rezaba el oficio de los santos. 16 y 17 de noviembre.

San Gamaliel de Jerusalén: Se apareció a Luciano, sacerdote para descubrirle mediante tres rosas donde se hallaba su cuerpo, el de San Abibas (su hijo), el de San Nicodemo y el de San Esteban; la rosa roja indicaría a Esteban, mártir, y las blancas a los demás. 3 de agosto (invención de San Esteban)

San Tiburcio: Fue condenado a caminar sobre las brasas, pero haciendo la señal de la cruz, las convirtió en rosas. 18 de junio.

San Pantaleón: fue atado a un olivo seco, que reverdeció al contacto con su sangre, y también esta, donde caía una gota en el suelo hizo brotar rosas, lirios y violetas. 27 de julio.

De seguro que hay más, pero esto es lo que tengo en mis archivos. Prescindo aquí de los agraciados con el llamado  milagro de las rosas, por estar ya en el artículo mencionado. Espero te sirvan.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

El milagro de las rosas...

El milagro de las rosas...

Pregunta: Hola, quisiera saber si el milagro es de santa Isabel de Hungría con unas rosas, o es de santa Isabel de Portugal, tenemos alguna confusión con esto.

Respuesta: En realidad este un artículo ya viejo, pero que he querido actualizar, añadiendo otros santos agraciados con este "milagro", puesto que estoy preparando otro artículo sobre la rosa como atributo iconográfico.

En esto del milagro de materias varias convertidas en rosas, aunque Isabel de Hungría (17 de noviembre) es anterior en el tiempo a Isabel de Portugal (4 de julio), la anécdota de los panes convertidos en rosas es más antigua en la de Portugal que en la de Hungría. Y para más inri, ellas no son las únicas santas en las que se cuenta este hecho, ya que se repite con distintas variaciones en otras leyendas de santos . Aún así, hay aspectos que coinciden y muestran que son un "copy-paste" hagiográfico:

1. Siempre será un ascendiente familiar (esposo, padre...) o de autoridad (superior, patrón...) quien cuestione al santo por su carga.
2. La carga siempre será por un bien benéfico, moralmente superior a alguna norma, mandato o costumbre.
3. El santo o santa,
piadosa mentira mediante, convierte la carga en rosas, probando la veracidad de su engaño. Se lee raro, porque la verdad, pareciera más cristiano decir la verdad, ya que por la caridad se hace lo que se tenga que hacer.
4. Por regla general, el santo luego de esto puede obrar libremente, ya sea porque ha engañado a quien le preguntó o porque este se da cuenta de su virtud.

Y, pasando a la lista, además de las dos Isabel (de Hungría y Portugal), lo mismo se dice también, al menos de:

Santa Casilda de Toledo, virgen. 9 de abril.
Santa Eulalia de Barcelona, virgen y mártir. 12 de febrero.
Santa Augusta de Serravalle, virgen y mártir. 27 de marzo.
Santa Rosalina de Villenueve, abadesa cartuja. 6 de julio.
Santa Germana Cousin, virgen. 15 de junio. (en la imagen).
Santa Verena de Zurchard, virgen. 1 de septiembre.

Santa Rosa de Viterbo, virgen. 4 de septiembre.
Santa Zita, sirvienta. 27 de abril.
San Nicolás de Tolentino, agustino. 10 de septiembre.
 
San Diego de Alcalá
, religioso franciscano. 13 de noviembre.

San Luis de Tolosa
, obispo franciscano. 19 de agosto.
Beato Bernardo de Rivo, religioso dominico. 2 de mayo.
Beato Eelko de Lidlum
, abad pemonstratense mártir. 22 de marzo. (en este caso fue una bota de vino)

Beato Pedro de Luxemburgo
, obispo. 2 de julio. (en este caso es más "fuerte" de creer, puesto que el padre del niño murió cuando este tenía 2 años de edad y el que se inventó el milagro lo pone con 11 años).

  • Y aún hay otros casos parecidos en la forma, aunque el resultado es distinto porque los panes se convierten en astillas, madera o leña:

Santa Notburga de Ratemberg, virgen. 14 de septiembre.
San Elimiliano de Vannes, monje
. 16 de noviembre.
San Pablo de Verdun, obispo. 8 de febrero.

Santa Áurea o Avia, virgen y mártir. 4 y 21 de octubre.
Santa Austreberta de Pavilly, abadesa. 10 de febrero.
San Guillermo de Celloni, monje. 18 de marzo y 24 de noviembre.
San Sabas. 5 de diciembre.

  • Y este otro, que termina en rosas, pero la "materia prima" es piedra:

Santas Herlindis y Redlindis: Deseosas de culminar el monasterio que su padre les hacía, ellas mismas acarreaban piedras a escondidas. Su padre las vio, las recriminó y ellas dijeron que llevaban rosas, y eso mismo pasó: las piedras se convirtieron en rosas. 13 de febrero (en Hasselt), 12 de marzo, 22 de mayo y 12 de octubre.

  • Y este, interesante donde los haya:

Santa Marta (o Mathie)  de Troyes, virgen y mártir: su patrón, molesto por su piedad, llenó el delantal de la chica de carbones encendidos que se convirtieron, como no, en rosas. 6 de mayo.

  • Hay, además, otro tipo de milagro con rosas: Una persona piadosa recuesta a un pobre o un herido en su cama, su cónyuge sospecha y al entrar a la habitación, ve sobre la cama un crucifijo rodeado de rosas:

Santa Zdislava de Lemberk, madre de familia. 1 y 3 de enero (orden dominica), 30 de mayo (en Bohemia y Mahr).
Santa Isabel de Hungría, reina. 17 de noviembre.

  • Para terminar, estos casos distintos de los anteriores porque no hay rosas, pero forma parte del hecho de cosas convertidas en otras:

San Juan de Bridlington, canónigo regular: los panes se convierten en piedras. 10 de octubre.
Beato Venturino de Bérgamo, dominico: los panes se convierten en manzanas. 28 de marzo.
 


Y, al final, ¿quien sería el agraciado en realidad con este milagro? O el primero en el tiempo (Eulalia), o todos, o tal vez ninguno... A saber.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres