Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

De nacionalidades, huevos y picazones

Esta larga entrada (perdonen la extensión) es la respuesta a un interesante comentario, que he recibido hace tiempo, con motivo de ciertos datos que dábamos aquí sobre santos. Datos legendarios, sin confirmación histórica, o datos no comprobables... Publicamos y nos saltó una libre... y está bien que así sea. Los detractores ayudan también:

M: Creo que se está equivocando otra vez.
R: Y podría equivocarme mil veces más, afortunadamente no gozo de la infalibilidad que algunos se atribuyen a si mismos. Ni la tengo, ni quisiera tenerla, considerarse infalible sobre algo implica anular la propia opinión sobre cualquier tema de esta vida y de la otra.

M: Poco importa su opinión cuando el responder sobre la vida de santos se trata (o R: sobre demás temas de la Iglesia).
R: Poco le importará a usted (y por el seguimiento que hace de este blog, yo no lo creería), pero a mi si me interesa exponer lo que pienso y a otros también creo les interesa, para eso hago un blog y escribo un libro de santos, del cual tendría un enorme gusto en enviarle un ejemplar cuando lo termine. De todos modos con lo mucho, lo poco o lo nada que a usted le interese mi opinión, tengo la libertad de exponerla y así lo hago. Por suerte no me creo que sea la única, ni la mejor. Y la importancia de la opinión propia la reafirmo con ¡mire usted! Benedicto XVI… que en el prólogo de su libro Jesús de Nazaret dice: …"este libro no en modo alguno un acto magisterial, sino únicamente expresión de mi búsqueda personal “del rostro del Señor” (cf. Sal 27, 8). Por eso, cualquiera es libre de contradecirme. Pido sólo a los lectores y lectoras esa benevolencia inicial, sin la cual no hay comprensión posible”. Ya ve usted, amigo, el Papa habla de Jesucristo, pero define lo que es doctrina y lo que es opinión… sabias y humildes palabras de un Papa.

M: Esto le concierne a la Iglesia y las autoridades que ella designe. Como usted mismo respondió en un comentario: ¿Por qué si no existe una sociedad como la de los Bolandistas, investigadores capacitados y con el beneplácito de la Iglesia...? (véase Santa Apolonia, realidad vs. ficción-comentario).
R: Que bien que sigue el blog, eso es importante, y si es para ejercer la crítica, mejor aún. A veces cansa recibir tantos elogios día tras día y siempre es bueno echar unas risas con tan elocuentes comentarios como el suyo. A la par de esto, me impresiona que una autoridad de la Iglesia como usted lea este humilde blog… porque supongo que eso sea usted si tan rotundamente afirma lo que afirma. Si solo la autoridad eclesiástica puede investigar, opinar y dictaminar sobre estos temas, supongo que sea usted una de ellas, si no, no le veo sentido… ¿o se arroga tal vez la infalibilidad que yo me niego a mi mismo más arriba?
De no ser así, supongo que se haya leído toda la obra investigativa de la Iglesia sobre estos temas, todas las conclusiones, todas las pastorales, todas las derogaciones de culto, todas las bulas de beatificaciones y canonizaciones, de fundaciones y supresiones de órdenes religiosas (incluidas las jamás expedidas), todos los procesos de la Inquisición y las obras de los Bolandistas... lo felicito. Yo no lo he hecho, pero separo muy bien lo que sé, de lo que opino o creo.

M: Pregunto: ¿quién le ha dado esa autorización? más aun cuando contradice los veredictos de la Iglesia, así usted dice: …Santa Catalina de Alejandría de dudosa existencia…, de esta manera contradice al propio Papa JPII quien la reivindicara volviéndola a colocar en el calendario litúrgico. ¡Cómo se atreve!
R: ¿Y quien le ha dicho que hay que gozar de alguna autorización para ello? Usted se confunde cuando entra a esta página: yo hablo por mi cuenta, por la suprema libertad que tengo de exponer sobre lo que estime conveniente. Pero aún así, busque en este blog algo que vaya en contra de la Escritura o la Tradición de la Iglesia (ojo, la Tradición, no las tradiciones, leyendas, exageraciones, omisiones, bajezas de la historia, incluida la eclesiástica) y dígamelo. Eso si puede.
Yo soy el primero en alegrarme de que Santa Catalina de Alejandría haya sido restituida al calendario romano general, y si no le suena a blasfemia (que seguro que sí) le digo que en eso podría haberle tomado la delantera al papa, porque hace años ya había pensado en lo arbitrario de su eliminación del calendario y su necesaria restitución (y lo mismo le digo de Apolonia, para que se acuerde de mi cuando lo hagan). Pero a la par de esto, señor mío, le digo que esa rehabilitación de Catalina se basa exclusivamente en la antigüedad de su culto y no en la veracidad de la leyenda de Catalina, que sucesivamente se ha ido adornando, tanto que al final le fue contraproducente a ella misma y se terminó dudando de todo lo concerniente a la santa. Para terminar, la rehabilitación al calendario romano no implica que su “vida” sea verdad y ni siquiera que haya que creérsela. No confunda dogma con enseñanzas.

Y si fuera poco, Catalina de Alejandría es patrona de este blog, con todos los derechos y prerrogativas que a los santos patronos corresponde, o sea, en este blog, el 25 de noviembre es Solemnidad. Queda invitado a la fiesta.

M: En otro momento respondió (creo fue por e-mail): …estos eventos no pueden ser analizados sin un espíritu crítico… ¿Con el criterio de quién? ¿El suyo?, ¿el mío? ¿O el de la Iglesia?
R: Usted mismo se responde: con el suyo, con el mío, con el de la Iglesia, que no tienen que estar opuestos, y si lo están no tiene porque ser dañino, más favor hace a veces la oposición que ayuda a esclarecer la verdad, que el simple asentimiento falto de convicción. El criterio de la Iglesia no baja del cielo, entre esplendores y es recibido por ciencia infusa: se basa en ciencias tan “mundanas” como la historia, la paleografía, la arqueología, y un largo etc.

M: Creo que está subido a un pedestal cegado por su propia soberbia, quizás por el de disponer de mucha información (que creo que usted mismo no puede asegurar que está completa) y además quién sabe si es lícito que la difunda. Así existen personas que ejercen medicina solo por sus amplios conocimientos y no tienen su diploma, transgrediendo la ley, pero cuando a religión se trata, poco parece importarnos, quizás porque desconocemos que existen leyes que también pueden condenarnos. En su respuesta deja en claro su postura, expone una clara y fluida descripción sobre una santa, pero no puede con su genio y escupe sobre ella.
R: Esta declaración es toda una perla, y como pasa a un ataque personal, no hago comentarios, los lectores juzgarán sus palabras…

M: Por otro lado le corrijo, no sé si leyó o interpretó mal mi comentario, o yo me expliqué mal, si tanto le importa la nacionalidad, ¿por qué no proclama que se cambie el nombre de San Antonio de Padua por San Antonio de Lisboa?, es obvio que no tiene sentido, solo quizás para nuestro ego y prejuicios. A mi no me importa su nacionalidad como creo que entendió mal.
R: Perdone, bonito, pero a quien le importa ese dato es a usted, aquí solo se menciona que Juana de Arco no era francesa, como se podía mencionar que tenía piojos o que le gustaba el pan de centeno, o sea, un dato y punto. Tampoco Francisco de Asís era italiano, porque Italia como país no existía, ni Santa Eulalia era española, porque el reino español tampoco existía, sino que era territorio de Roma… Quien ha dado batalla con eso es usted. Ni somos del consulado francés ni de la policía de inmigración. Tampoco tengo que proclamar nada de nadie, ni hacer campañas sobre San Antonio (que ni siquiera se llamaba así originalmente).

M: Con el tema de la nacionalidad no sé si llegaremos a algún acierto histórico. Francia estaba casi desaparecida. No sé si Lorena antes formaba parte de Francia.
R: Entonces, si no sabe, para que forma esos líos. Nosotros sí lo sabemos, a ver quien habla por soberbia o por prejuicios…

M: No sé si los lorenenses se consideraban franceses aunque los demás así no lo hacían. No sé si los padres o abuelos de Juana eran franceses, (todavía en países de Europa la nacionalidad se extiende por la sangre, aunque otros no la reconozcan, así se basan en la idea de que si uno pone un huevo de gallina en un nido de patos, lo que nace es una gallina no un pato, otros proclaman que es propiedad del pato y creo ambos pueden ser válidos. Si nos guiamos por la actualidad, recordemos que en la actualidad Lorena es de Francia.
R: Ante este profundo planteamiento (que parte de dos signigficativos "no sé") no tengo nada que decir; no soy experto en nacionalidades ni en huevos… con huevos sólo sé hacer tortillas, huevos rellenos y niños. No me culpe, cada quien hace con los huevos lo que puede y mejor sabe.

M: Me parece también importante en decir el origen de una persona, como dice usted, no es algo malo ni viciado, al contrario, es algo bueno, pero si lo usamos para desacreditar (ya sea conciente o inconcientemente) es maligno y dañino.
R: Lo mismo, no se a quien se desacredita por decir que Juana no era francesa como tal… no a ella, seguramente… en todo caso sería a los que ven en ella un símbolo patriótico de un pasado de patrio-catolicismo que, afortunadamente, ya se quedó atrás.

M: Son esas sutilezas que incorporamos a nuestros comentarios, donde creemos hacer el bien, pero secretamente diseminamos el mal (esto es psicología, algo que a veces sucede sin darnos cuenta). Estos son temas del hombre y no del Cielo y no debería servir para calificar un santo.
R: Esas "sutilezas" están en la mente de quien lee, sobre todo de los que siempre buscan lo que les agrada y cuando no lo hacen montan estos líos. Y repito, nadie califica a Juana de Arco por ser o francesa, eso tiene importancia para usted, no para mi. No es santa por su nacionalidad, ni peleas, ni siquiera por sus visiones, de las que ella misma llegó a decir la habían defraudado. Un santo no lo es por esos accesorios, sino por virtudes: Ejemplo, Santa Catalina de Siena afirmaba que la Inmaculada Concepción no era real, por seguir fiel a la escuela dominicana… y se equivocó ¡y es, merecidamente, doctora de la Iglesia! y eso no merma su santidad (al menos para nadie aquí, tal vez usted piense que sea desacreditarla, problema suyo, amigo).

M: Luego dice: …yo no valoro a Juana por sus imágenes, pero el resto del mundo, especialmente aquellos que siguen viéndola como una heroína patriótica, sí lo hacen…. ¡Por favor, sea sincero!, es usted mismo que ha publicado su propia visión de lo que le representan esas imágenes y lo dice claramente o se equivocó en su forma de expresarse. Que haya otros que vean lo mismo que usted, seguro está en lo cierto, pero conmigo no acierta y con otros que yo conozco le puedo asegurar que tampoco. Así que su visión no es general y por lo tanto errada.
R: Esto no es conmigo directamente, pero le respondo yo. El valor de Juana, o de quien sea, no reside en sus imágenes, que responden más a necesidades devoto-patrióticas que a una realidad y, en todo caso, nacen de la mente de un artista, algunos de ellos ateos o no católicos. Nos da igual si otros piensan igual o no, que publiquen sus libros, sus blogs o lo que sea, si nos gusta, bien y si no, también, problema nuestro.
Por más que lee el blog no lo acaba de comprender… ¡aquí no se intenta convencer ni “acertar” con nadie! Se exponen opiniones, estudios, análisis propios o de otros, sin buscar que se crea a pie juntillas. Si usted y los demás no están de acuerdo ¡bien! No necesito manadas de carneros que no reflexionan, sino juicios que ayuden incluso desde la crítica. Ahora, critique con fundamento, a los argumentos, no a las personas… eso sí que es bajo y errado.

M: Si se considera católico y cree y dice defender la Iglesia, debería responder con las respuestas que da la Iglesia sobre estos temas, y no por sus propios estudios que no cuentan con respaldo alguno autorizado, queriéndose dar credibilidad al proclamarse “colaborador de catholic.net”, que no niego que lo sea, solo que no le da autoridad alguna. Y si la Iglesia no tiene respuestas o no las da, por favor ¡calle! o remita a donde debiera.
R: Ay… ¿es tan difícil entender que nadie (nosotros, digo) se erige como autoridad alguna?… Y lo mismo, señor mío, la Iglesia, en cuanto cuerpo Místico, compendio de Doctrina y Enseñanza, no se pronuncia oficialmente sobre estos temas nimios y accesorios de la fe, como son las nacionalidades, si los franciscanos vestían de azul o fucsia, si Conrado de Baviera es beato o santo… esas cosas solo interesan, hoy en día, a los curiosos, los historiadores, los artistas, los hagiógrafos… Hay mucha hambre espiritual y material en el mundo, a la que la Iglesia se dirige constantemente… no nos haga pensar en la ridiculez de una Iglesia definiendo dogmáticamente que “el perro de San Roque no tiene rabo, porque Ramón Rodríguez se lo ha cortado”.

Por otro lado, ser consultor de catholic.net ni es un privilegio, ni es un merecimiento, ni me da ego alguno. Más de un lío me ha traído (creo que esta consulta es una prueba) y cientos de satisfacciones. Ya puede negarlo si lo desea, a ver si de una vez se da cuenta que su opinión sobre mi persona no me interesa en absoluto. Critique mis datos, fechas, argumentos, pero sin recurrir a la descalificación personal. En todo su largo ataque no da un dato, una fecha, un detalle al menos. O lo hace porque no tiene ni las más mínima idea de lo que dice, o porque teme lo considere colaborador del blog… anímese, siempre hacen falta.

Y antes, pregúntese porque la gente me pregunta a mi y no "adonde debiera" (supongo que se refiere a las parroquias o los obispados) la respuesta es fácil: O no se tiene ni la más mínima idea en estos sitios o simplemente se dedican a cosas más importantes.

(Aquí venía una sarta de descalificaciones que no se pueden ni publicar)

M: Unos siglos atrás su actitud se consideraría herejía y blasfemia y podría haber corrido la suerte de Juana.
R: O sea, me condenan desde el inicio porque no conviene lo que digo, me acusan falsamente, no me dan derecho a una defensa justa, me violan en la cárcel, me hacen retractarme con engaños, luego me queman, todo porque políticamente o convenía a nadie. Y luego ¡porque políticamente les convengo a todos! me canonizan. Gracias por sus buenos deseos.

M: Es muy lindo (al menos para mí) el leer sobre santos y santas especialmente en internet, que es una fuente de tanta difusión de información, pero por favor no ayudemos a convertirla en fuente de difamación.
R: Por eso, haga su blog, publique libros, juegue a cocinar herejes y libros malévolos, conviértase en un nuevo luchador contra la "Inglaterra" malvada, dé su opinión, haga lo que buenamente estime; pero deje a los demás decir lo que entendamos conveniente y que no pretendemos convertir en doctrina. En realidad lo que pasa es esto: le quema esta página, porque no dice lo que usted quiere sobre Juana o veinte santos más (¿que San Juan Nepomuceno es un invento? Pues sí, Señor mío, es un invento, pruebe lo contrario, sin desacreditarme, si puede)… No le interesa lo que dice la Iglesia (si es que esta se define sobre cosas como estas) sino que no concuerda con su visión personal. Le pica y se rasca… muy bien, “prefiero ser el malo que habla, que el tonto que calla”, como dice la cantante Alaska.

M: Dios nos bendiga y ampare.
R: Eso mismo, Dios, poderoso en sus santos, nos ampare.

M: Cordiales saludos. M...
R: Muy cordiales. Mío, de los colaboradores, un abrazo. Ramón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Meldelen -

¡Vivan! Porque aquí, desde luego, no hemos dicho nada contrario a esto.

ABEL -

Bueno,no discutamos.
Todos los que entramos en el blog,colaboradores y demas queremos a los santos.
No hay mayor tonteria que pelearse entre nosotros por diferentes puntos de vista o criterios.
¡¡Viva Santa Juana de Arco!!
¡¡Viva Santa Catalaina de Alejandria!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Meldelen -

Por el amor de Dios, basta ya.

Es muy fácil criticar la faena que hacen los demás, pero luego por ellos mismos no harían nada. Está muy bien irse a casa del vecino y ponerse a afearle su mobiliario y sus costumbres, pero no les pidas a ellos que hagan lo mismo que predican.

La mala fe, pobreza de espíritu y simple rabia contenida que respira en las palabras de la persona que ha escrito semejante atauqe contra el autor del blog pone los pelos de punta. Se las da de rectísimo y correctísimo, más puro que nadie y más fiel a la Iglesia que la Iglesia misma, pero su actitud es de todo menos cristiana. Digo más: en tiempos de Juana de Arco, a la que tan rabiosamente defiende como si su madre fuera, hubiera sido de los primer en correr a prender fuego a su pira. Su intolerancia, falta de humildad e irrespeto dan buena cuenta de ello.

Por otra parte, ¿qué esperan algunos de este blog? Es un consultorio para responder dudas sobre santos, no es un catecismo ni un seminario. He visto muchos blogs católicos que tienen la mitad de calidad de éste y nadie hay atormentando a sus autores y colaboradores por cuestiones tan nimias. ¿Acaso no será que, después de todo, algo remarcable hacemos? Como dijo Don Quijote, ladran, Sancho, señal de que cabalgamos.

Si la persona que escribe se dice tan pura y respetuosa de la fe y de los santos, debería empezar por ser más respetuoso y caritativo con la opinión del prójimo y no lanzarse a su yugular como un lobo enfurecido. Que yo sepa, aquí nunca se ha dicho una barbaridad, ni una herejía, ni una blasfemia, ni aberración alguna contra los santos. Todo lo contrario: aqui se respeta, venera y trabaja por los santos, para que sean más conocidos y para acabar con falsos mitos y rumores sobre éstos.

Es cierto lo que dice Ramón: estas reacciones negativas simplemente son picor y rabia de algo que no se puede digerir.Sería mejor meditar y pensar en ello. Y si se sigue sin estar de acuerdo, al menos expresarlo con cariño y con respeto al hermano que al menos trabaja haciendo apostolado. Muy fácil criticar la faena del otro, repito.

Por último, y respecto al comentario de Juan oscar: ¿Crees que aquí se tratan con liviandad algunos temas? Yo no lo veo así. Se trata con lenguaje ameno y fácil de entender, pues no todos los que preguntan (yo diría que nadie) son Doctores de la Iglesia y no entenderían un "lenguaje sabio y elevado".
Aquí tratamos de ayudar, no de adoctrinar.

Nada más, sólo decir que quien se pica, ajos come.

juan oscar -

Vaya que peleita, como le hagao para discutir asi con vos que se citan en msn?? jeje
Esta bueno que se vean los puntos de desacuerdo y mucho mas loable que tu los expongas esto demuestra que no solo de flores vives sino tambien de algunas espinas.
Pues las espinas y las flores forman una buena planta.
Bueno veo que tambien deseas criticas y aunque la mia no sea de tal elevada sapìensia intelectal y literaria. Pues te dire que en algunas parte tratas los temas con un poco de libiandad mas bien con no la suficiente altura.
Pero supongo que es para amenizar el blog.
Creo que lo que haces esta bien porque la pagina no es el catesismo ni mucho menos lo que se dise aqui hay que tomarlo como si fuera palabra santa. Para eso existe la investigacion y que mas esta desir la Iglesia.
Por mi parte muchas de las cosas que encontre en el blog la investigue algunas mas a fondo y creeo que para eso sirve para interiorisarnos para abrirnos una nueva perspectiva.
Y con respecto al coloquio que tuviste con tu critico.
Me parese bien, pero siempre recordemos esta bueno saber sobre lo santos pero mucho mejor es SER SANTOS, esto conlleva ser HUMILDES, Y CARITATIVOS y por sobre todas las cosas Amara a Dios que esta en nuestros hermanos. Los insultos y descalificaciones sobran y son inutiles para quien es de Cristo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres