Blogia
Tus preguntas sobre los Santos

Martyrium: hogueras y hornos

Martyrium: hogueras y hornos

La hoguera o pira siempre ha tenido un simbolismo especial desde antes de la cultura grecorromana. El fuego, elemento mágico y devastador, fue considerado siempre como agente purificador que borraba toda mancha. De ahí que uno de los rituales funerarios más ancestrales sea la incineración. No sabemos cuándo empezó a usarse, tristemente, como medio de ejecución, pero igualmente jugaba como rito de purificación. Se quema al blasfemo, al sacrílego, al hereje; y se ha quemado desde el mundo antiguo hasta nuestros días, siendo especialmente conocida la etapa medieval con su caza de brujas. Al quemar al que ha cometido la falta, se le purifica a él o ella y a la sociedad, que queda limpia de la mancha que ofendía a la divinidad.

Para los paganos, naturalmente, un cristiano era blasfemo y sacrílego, pues aunque les era fácil tolerar otros cultos, no toleraban en cambio que se atentara contra el suyo. Desobedecer un edicto imperial, romper la imagen de un dios, o injuriar el panteón pagano era intolerable profanación política, moral y religiosa para los antiguos. Y muchas veces la forma elegida para expiar dicho sacrilegio era el fuego.

Estamos acostumbrados a contemplar el mártir atado en su estaca en medio de un montón de leña, pero ésta es la modalidad medieval de hoguera. En el mundo antiguo era distinto: se preparaba, en efecto, una pira, o bien elcondenado era forzado a arrojarse a ella, o se le ataba desnudo a cuatro estacas en posición horizontal (brazos y piernas abiertos en X), mirando al cielo, y bajo su espalda se encendía la pira. Muchas veces sólo se empleaba como tortura, por lo que el fuego estaba bien controlado, o se extinguía rápidamente si el condenado aceptaba cumplir el edicto.

Algunas mártires que padecieron este suplicio son:

Santa Anastasia de Roma (en la imagen): también llamada de Sirmio o la Dispensadora de Medicinas (Pharmakolytria), gracias a su caso hemos podido documentar bien la modalidad antigua de hoguera.

Santa Inés: arrojada por la fuerza sobre la pira, en su caso los autores de la passio nos hablan de una milagrosa inoperancia de las llamas –lo cual es recurrente en las leyendas hagiográficas- por lo que se hubo de recurrir al degollamiento. (con todo tengo mis dudas de la validez de su caso, porque si realmente era miembro de la gens Clodia jamás se le hubiese dado muerte infame y dolorosa a la hija de dos ilustres patricios como eran Honorio Plácido y Laurencia.)

Santa Lucía: ocurre lo mismo que en el caso de Inés.

Santas Ágape, Quione e Irene. mártires de Tesalónica, fueron quemadas por no querer comer carne sacrificada a los ídolos.
1 de abril.

Santa Zoe de Roma: colgada de un árbol, se le encendió la hoguera bajo los pies, cuyo humo la asfixió antes de que las llamas la tocasen. Esto se debe a que se usó excrementos como combustible, que desprenden gases letales al quemarse.

Santa Febronia (Trofimena)
: modelo de pira como tortura.

Santa Afra de Augsburgo: su caso es ciertamente interesante, pues siendo sacerdotisa de Venus y habiendo apostatado de ella en pro de la fe cristiana, se entendió que había injuriado a la diosa y fue quemada como sacrílega. Junto con ella, y por la misma causa, Santas Hilaria, su madre; y Digna, Eunomia y Eutropia, sacerdotisas compañeras.

Santa Apolonia: linchada y amenazada con la hoguera, prefirió arrojarse ella misma antes que ser forzada a ello. (Por eso los ortodoxos no la consideran mártir, sino suicida).

Santa Restituta de Túnez: colocada en una barca lubricada con pez, incendiada y abandonada a la deriva en el mar.

Santa Augusta de Serravalle: su padre la hizo colgar de un árbol y le encendió un fuego debajo, que no la dañó.

Santa Juana de Arco.

Existe una variante de la hoguera, el horno, que tenía prácticamente el mismo simbolismo y operancia. Solía encerrarse a la víctima en un horno metalúrgico (y no de pan, que obviamente se destinaba a la producción del alimento). Dado que incineraba cualquier cuerpo en poco rato, para suavizar la brutalidad de este sistema los hagiógrafos también suelen recurrir a milagrosas inoperancias para edificación del lector.

Santa Cristina de Bolsena

Santa Reparata

Santa Dróside: probablemente sea una mártir legendaria, pero la leyenda la hace hija de Trajano, que se arrojó voluntariamente al horno en un descuido de su familia. Poco antes que ella habían sido quemadas las Santas Áglae (o Aglaya), Apolinaria, Mamtusa y Thais.

Santas Calixta y Cristeta: fueron quemadas en la hoguera, aunque por error de interpretación aparecen muchas veces metidas en un caldero.

Aunque muchas veces aparezca representada Santa Eulalia de Mérida portando un hornillo en la mano, no parece que éste fuera su destino, sino que fue quemada con antorchas, lo que ya trataremos en otra ocasión.

Meldelen

También fueron quemados vivos, de diversas maneras y lugares:

Beato Juan Forest, franciscano mártir de Inglaterra, como madera se usaaron las imágenes de la iglesia conventual.
Beato Juan de Prado, franciscano mártir de Marruecos.
San Cesidio Giacomantonio, franciscano martir de China. cuando intentaba proteger de las turbas el Santísimo Sacramento, fue apedreado y, envuelto con un lienzo empapado en petróleo, quemado vivo. 4 de julio
Beata Carmen Moyon, capuchina española: la rociaron con gasolina y le prendieron fuego.
Santos Vicente y Leto
Santa María Lang-Yang
: joven catecúmena china; la quemaron viva con su hijo de siete años, San Pablo Lang-Fu, luego de ser atada a un árbol, ser atravesada repetidamente con una lanza y quedar viva. 16 de julio.
Santa Sara de Antioquía, fue denunciada por ser cristiana, por su propio marido, el senador Sócrates, a las autoridades, que la hicieron quemar viva a ella y a los dos niños.
Santa Justa de Bazzano, quemada viva en un horno.
San Julián de Cesarea, por besar y venerar los cuerpos de los mártires Elías, Jeremías, Isaías, Samuel y Daniel, fue quemado a fuego lento.
Santos Urbano, Teodoro, Menedemo y otros mártires de Nicomedia, fueron metidos en un barco y quemados en alta mar. 5 de septiembre.
Santos Luciano y Marciano de Nicomedia, quemados vivos en hoguera. 26 de octubre.
San Nemesio. 19 de diciembre.
San Plácido. Colgado cabeza abajo. 5 de octubre.
Santos Primo, Feliciano, Concordia, Evidio, Marino y Patrono.
San Tiburcio. Sobrevivió, porque las brasas se convirtieron en flores, al final fue degollado.
San Alejandro de Sicilia, mercedario. 1 de abril.
Santos Teófilo y Eladio, fueron quemados vivos, luego de ser torturados con cascos puntiagudos. 8 de enero.
San Pedro Balsami. 11 de enero.
Santos Fructuoso, Augurio y Eulogio de Tarragona. 20 de enero.
Santos Severiano y Aquila. 23 de enero.
San Eleuterio mártir.
San Francisco de Morales, dominico.
Beato Jerónimo de Angelis, jesuita mártir de Japón.
San Pedro de Bearn, mercedario. 28 de abril.
San Ricardo de Santa Ana, franciscano.
San Abibo de Edesa, diácono. 15 de noviembre.
Santos Cirión, Agatón y Moisés de Alejandría. 14 de febrero.
San Teodoro de Amasea, fue terriblemente azotado y finalmente quemado vivo. 17 de febrero.
Beatos Jorge Kaszyra y Antonio Lesczewicz de Polonia, presbíteros Marianistas, fueron quemados en la ocupación militar durante la guerra. 17 de febrero.
San Policarpo, obispo y mártir, discípulo de San Juan, cuando contaba ya casi noventa años, fue quemado vivo en el anfiteatro de Esmirna, mientras daba gracias a Dios. 23 de febrero.
San Pedro Palatino. 24 de febrero.
San Pionio de Esmirna, sacerdote. 11 de marzo
San Pedro de Nicomedia, era ayudante de cámara de Diocleciano y por lamentar los suplicios de los mártires y manifestar su admiración por ellos, fue detenido, azotes y terminó quemado a fuego en una parrilla. Sus compañeros santos Doroteo y Gorgonio, también esclavos del emperador, sobrevivieron a la parrilla y fueron finalmente estrangulados. 12 de marzo.
San Pablo de Chipre, monje que fue quemado vivo por defender las imágenes frente a los iconoclastas. 17 de marzo
San Anfiano de Cesarea, se enfrentó a golpes con las manos al prefecto Urbano, que obligaba a sacrificar a los dioses, queriendo impedir aquello, le envolvieron en lino empapado de aceite y le prendieron fuego y luego, vivo aún, fue arrojado al mar. 1 de abril.
Santos Mártires de Seleucia, (111 varones y 9 mujeres), por no querer adorar al fuego, fueron quemados vivos.
5 de abril.
San Crescente de Mira. 15 de abril
San Hespero y su esposa Zoe, junto con sus hijos Ciriaco y Teódulo, primero fueron azotados y luego arrojados a un horno. 2 de mayo.
Santa Antonina de Nicea. 4 de mayo.
Santos Casto y Emilio de África. 22 de mayo.
Beato Juan de Prado, franciscano. 24 de mayo.
Santos Domingo Toai y Domingo Huyen, mártires de China, fueron quemados vivos después de ser atormentados en la cárcel, donde alentaban a otros cristianos presos. 5 de junio.
Santos Pedro Dung, Pedro Thuan y Vicente Duong, laicos, mártires de China. Fueron condenados a la hoguera por negarse a pisar una cruz. 6 de junio.
San Vicente de Agen, fue quemado mientras se celebraba una festividad de adoración al sol. 9 de junio.
San Pedro Da, carpintero y sacristán, mártir de Vietnam, luego de varios tormentos fue arrojado a las llamas. 17 de junio.
Beatos Francisco Pacheco, y compañeros jesuitas mártires de Nagasaki.

Ramón

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

TACHO JUAREZ HERRERA -

sobre Sta Anastacia la romana es la que se venera el 15 de abril de echo es la santa de mi nombre agradeceria mas informacion !
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres